Más de doscientos piornalegos tocaron
y bailaron durante todo el día sin parar

Se celebraron por segundo año consecutivo las II 24 horas de música

Los Perdíos

Emilio Llorente. Valle del Jerte
Diario HOY 21-8-01

Objetivo cumplido y repetido. La tenacidad y la cultura de los habitantes de Piornal les ha llevado a conseguir por segundo año que su pueblo fuera escenario de una gran proeza, ya que estar 24 horas con música no está al alance de cualquier comunidad. Hay que tener material humano y creencia en conseguir el reto.

Todo comenzó a las siete de la tarde con la salida de la puerta de la iglesia hasta la casa de la cultura cantando el recocijo y rondas. A partir de ahí las actuaciones se sucedieron en la Casa de Cultura con Manolo y sus amigos y José Luis Guillén con música de autor.

El renovado y con nuevos bríos grupo folklórico "La Serrana" deleitó a sus paisanos con la ronda y canciones populares y bailes en puntos concretos como fue en la Fuentegrande, las Lanchas, el Ayuntamiento, la puerta de la iglesia, con final en el Hogar del Pensionista, donde los abuelos y las abuelas recordaron sus buenos tiempos de mocedad. Tras el descanso para los serranos, cogió la marcha la Asociación de la Tercera Edad La Laguna con una ronda popular.

Desde las once de la noche hasta las siete de la mañana la luna fue para José Luis Guillén, Manolo, Itamar, Ana María, Rubén, Sebas, María José, Johana, Lumi y las bandas de rockeros Yervagüena, Zizaña, Resaka, Los Simis y los Rocieros de la Cresta, que actuaron en la discoteca Panoramix, y fueron seguidos por mucho público, joven sobre todo.

Tres tamborileros

A las siete de la mañana, cuando ya algunos estaban camino de la finca a recoger frambuesas, actuaban Ana, Nuria, Macu, Lumi, Johana, Mari, Asun y otras, para iniciar la ronda popular a las que se suma gente siempre.

Tres tamborileros, Primiano Porras, Alejandro Bajo y Doroteo Iglesias, recogían el testigo durante más de dos horas, calle arriba y abajo tocaron sin descanso. A las diez y media ya hacía un sol de justicia en la Plaza de las Seras dónde está la fuente de San Roque, allí los tamborileros concluían y los pequeños escolares de la localidad les esperaban para recoger el testigo.

Primiano, Alejandro y Doroteo apuraban los minutos para que los niños se empapasen de lo que es la música pastoril tan ligada a un pueblo tan ganadero como Piornal. Primiano es maestro jubilado, y tuvo de maestro de la gaita y el tamboril a tío Roque, el de Cabrero. Alejandro fue cabrero y está jubilado e igual toca que fabrica tamboriles y gaitas, algunas de hueso de animales, como la que toca en el momento, y Doroteo es agricultor, "lo de la flauta y el tamboril lo llevo en la sangre, desde niño", nos dice. Tras tocar el Redoble dan paso a la actuación de los niños. Son casi sesenta, de edades desde los tres años hasta los trece, y pertenecen al colegio público local 'Máximo Cruz Rebosa'.

Varias maestras se afanaban en que hicieran bien las entradas y la plaza rezumaba alegría con tanta chiquillería. Un maestro, Ismael Fernández, nos explica que el año pasado no participaron en las 24 horas, y pensaron que sería bueno hacerlo este año, para lo que prepararon durante el curso algunas canciones de corro de las que antes hacían las niñas y niños, de los juegos populares de siempre hasta la llegada de la televisión. Vamos que sí disfrutaron los escolares colaborando con la causa cultural, y a ver si se extiende la costumbre de jugar a esto de ahora en adelante.

Escolares y jóvenes

Después, los de sexto de Enseñanza Primaria se dirigieron a la Casa de Cultura donde el salón de actos volvió a coger temperatura con la llegada de padres, familiares, amigos y otros vecinos, que se disponen a escuchar a los jóvenes flautistas, que dirigidos por la profesora de música interpretaron una canción peruana y la de Titanic, que fue la estrella de la mañana.

Roberto Guillén Rodríguez tiene dieciséis y estudia primero de bachillerato, cuarto de solfeo y tercero de piano en una academia salmantina. Es uno entre varios de los jóvenes piornalegos a los que le gusta la música, pero para dedicarse a ella profesionalmente. "Yo empecé a los diez años a tocar un órgano electrónico, después ya piano en la academia, y desde hace dos años también toco el acordeón. Creo que voy a estudiar Musicología en Salamanca , es lo que me gusta". En el escenario dejó buenas maneras interpretando 'Yesterday', 'Titanic', 'Un hombre y una mujer', 'Sarabande', y la moderna 'Vergüenza', de Skape. Con el alegre acordeón 'Juan sin tierra'. 'El Rodoble' y dos pasodobles, uno de un bis pedido por el público. Le acompañó su hermano Javier, de once años, con una caja de tamboril que la toca desde los seis, "por su sonido tan armonioso", dice.

Al escenario salieron también Francisco Sánchez al saxo, Elena Salgado con su vilonchelo, Jon Barreros guitarra clásica, Sergi al Piano, Charo Guerra (profesora de la UEX) al piano, cantantes Elena Salgado, Cristina Díaz, Laura y Elena Prieto, Fermín Vicente con la armónica, los tres tamborileros citados actuando con piezas individuales.

Después la calle fue nuevamente el escenario, esta vez con la peña 'Los Perdíos'. A las cuatro de la tarde, en el escenario de la Casa de Cultura, tocaron el violín Yolanda y Mónica Tovar, Ana María Pérez y José María Puñet. Ana Calle y Nuria Calle, la guitarra, piano y flauta. Andrés Morato interpretó piezas al acordeón. A las seis volvieron a recuperar la calle, esta vez con una ronda popular de la 'Peña Negra' y 'La Casilla', en número que sobrepasaba las sesenta personas cantando por las calles. Finalmente, a las siete de la tarde, cuando ya se cumplieron las 24 horas, regocijo con las mayordomas de la Virgen y acompañantes, hasta las ocho que la traían de la ermita a la iglesia, con lo que la música y el canto no paró en Piornal hasta una hora después.

Los organizadores satisfechos.

Las 24 horas de música ininterrumpidas cuentan con la ayuda y la colaboración del Ayuntamiento y la Hospedería La Serrana. La organización de "todo el pueblo de Piornal", pero entre ellos Puerto, Ana, María Jesús, Nuria, Wanda, Beatriz, Inmaculada, Antonio, Lumi, Johana, Celia y Sebas.

Precisamente este último, Sebastián Díaz Iglesias, profesor de música, estudioso del folklore y una referencia cultural en Piornal, se encontraba muy satisfecho de esta segunda edición: "Ha habido una gran afluencia de gentes por las calles viendo las rondas, las actuaciones de la discoteca, las de la casa de cultura. Hemos mejorado la organización respecto al año pasado. Se ha sobrepasado el número de participantes, por encima de los doscientos. Creo que el elevado número de músicos en Piornal se debe a la tradición musical de los pueblos de la Vera, y esa tradición está ahí, a veces escondida, pero cuando se da un empujoncillo, pues sale".

Volver al principio de esta página       Ir al índice de las segundas 24 horas de música 2001

Ir a las 24 horas de 2000

Carta Si quieres escribirme: victor@piornal.net                                                    Página inicial


© Víctor A. Díaz Calle. 1997-2002