Un caldo piornalego

[Caldo]

Para preparar un caldo piornalego se pelan, se cortan en rodajas y se lavan las patatas. Se pone el caldero a la lumbre sobre las estrébedes o colgado de las llares, y se vierte en él aceite hasta taparle el culo, más o menos un dedo de aceite.

Cuando está caliente el aceite, se pone en el caldero las patatas, cuatro o cinco ajos picados y una cucharada de pimienta -pimentón-. Se remueve todo hasta que las patatas están bien mezcladas con la pimienta y el ajo, seguidamente se echa agua hasta que prácticamente cubre las patatas, pero sin llegar a cubrirlas del todo. Se añaden pimientos, preferiblemente rojos -secos o frescos-, un par de hojas de laurel y sal.

[Caldo]

El secreto para que quede un buen caldo es que cueza rápido, a borbotones, durante aproximadamente media hora. 'En vez en cuando' se removerá el caldo con una cuchara para que no 'se agarre'. El momento exacto para retirar el caldero del fuego se determinará probando con una cuchara si las patatas están blandas. Esta prueba servirá también para saber si está bien de sal.

Variante: Con bacalao.

Al poner el agua al principio, se añaden unos trozos de bacalao seco, que previamente se habrá remojado un poco. Lógicamente, la cantidad de sal que se pone al caldo en este caso, será sensiblemente inferior.

Volver a Recetas                               Ir a Más...

Carta Si quieres escribirme: victor@piornal.net                                                    Página inicial


© Víctor A. Díaz Calle. 1997-2002